¿QUÉ HACE UN DISEÑADOR?

Cuando nos piden a un diseñador la realización de un proyecto, no sólamente nos solicitan un trabajo que sa bonito, espectacular o estéticamente válido.

El diseñador industrial Dieter Rams escribió una serie de máximas para el buen diseño que listo a continuación:

  • El buen diseño es innovador.
  • El buen diseño hace útil al producto.
  • El buen diseño es estético.
  • El buen diseño hace comprensible al producto.
  • El buen diseño es honesto.
  • El buen diseño es no-intrusivo.
  • El buen diseño es duradero.
  • El buen diseño se prolonga hasta el último detalle.
  • El buen diseño está comprometido con el medio ambiente.
  • El Buen diseño significa tan poco diseño como sea posible.

Pues si, uno de los apartados de la lista nos indica que el diseño es estético.

No obstante está totalmente integrado en el anterior de hacer útil el producto. Es una parte de su utilidad. Permítidme explicarlo.

El diseñador ha de poder conseguir comunicar de forma visual el objetivo de lo que está promocionando de una forma agradable a la vista y de forma novedosa. Es la parte visual.

La parte útil está integrada en el diseño ya que este explica el objetivo que se propone en el mismo.

La parte dificil y que he de ofrecer un buen diseñador es lo que no se ve.

Un ejemplo: El cartel de una película.

Podemos ver la fecha de estreno, una imagen impactante o los actores principales de la película.

Si fuera sólo eso la utilidad de ese cartel estaría conseguida pero de una forma muy básica.

Para poder sacar mayor partido a ese cartel, este tiene que estar diseñado tan atrayente para que la gente tenga que acercarse a verlo de cerca, y así unas personas le cuenten a otras.

No es lo mismo:

– “De pasada he visto un cartel en el que dicen que estrenan esta película con este actor o actriz y seguramente parece que va de este asunto”

que

-“¿Has visto el cartel de esta película? Es una pasada; si la película está igual de bien seguro que iré a verla, el único fallo del cartel es que los detalles no se ven de lejos.”

Resultado: En el primer caso el que recibe la noticia puede estar interesado o no en la película pero no lo comentará con mucha más gente. En el segundo, aunque no le guste mucho ese actor o tema querrá ver el cartel a ver si es verdad lo que dice, si cree cierto el mismo fallo, sacarle defectos, etc y a su vez lo hablará con más gente, que repetirá la acción.

La cantidad de espectadores potenciales ha aumentado exponencialmente y la imagen de la película revalorizado enormemente, ya hayan hablado mal o bien del cartel (ya se sabe lo que importa es que hablen).

La utilidad del producto no es solo que cumpla su objetivo básico (eso es muy sencillo) ha de ofrecer y dar algo más para que sea un trabajo que consiga atraer al máximo lo que se publicita.

Ese es el trabajo del diseñador: comunicar y conseguir comunicación.

Espero que no haya sido muy largo y que comenten en este blog (recibo muchos comentarios buenos y malos de otros artículos pero de palabra o email qué agradezco, pero todos aprendemos más si lo compartimos con el resto.)

Atentamente,
Julio Aliaga
verescreer.es

Soy Julio Aliaga: + de 20 años de experiencia en la mejora de la competitividad de las empresas mediante la aplicación y coordinación de técnicas de Mejora de Procesos, Tecnología, Marketing interno y externo, Logística, Calidad, equipos, creatividad, imagen corporativa, y formación … Fundador y CEO de Verescreer, con servicios de Diseño Web, Marketing Estratégico On Line y en Social Media, Transformación tecnológica, Digitalización Empresarial y de Procesos e Imagen Corporativa

Compartirlo