No todos deben, pero sí que todos pueden

Pequeño comercio en Redes SocialesOímos a menudo que no todas las empresas deben estar en las redes sociales y estoy totalmente de acuerdo, con matices, porque todas pueden.

Una cosa es la empresa en la que su cliente potencial está y busca información en blogs, redes sociales, foros, videos, etc. con lo que hay que preparar un plan estratégico, optimizar la presencia, la reputación, etc… y otra muy diferente es la empresa que no tiene ese perfil de cliente.

Quiero decir que lo típico es preguntarse si una tienda de chorizos debe tener presencia en las redes sociales.

Puede ser que no tenga necesidad, pero cada tienda de chorizos es un mundo de la misma forma que cada persona también lo es.

Pocos dirían en su momento que un sastre tuviera que estar en las redes, Bere Casillas no lo vió así y ya sabemos muchos el resultado, lo mismo que un taxista como Rixard García (@taxioviedo), una empresa familiar de cebollas como @jumosol, un cortador de jamón como Félix (@lajamoneria) y un largo etc.

Ell@s no lo vieron como una obligación, y algunos, ni siquiera como oportunidad profesional, pero en base a imaginación, creatividad e innovación han cosechado un éxito rotundo.

Las empresas, los negocios, las tiendas, están formadas por personas y si nos damos cuenta son las que se comportan como tales, las que realmente triunfan gracias a Social Media.

Un empresario, un directivo, un soldador puede tener su facebook, su twitter, etc y usarlo como le de la gana, para el trabajo, para lo personal o para las dos cosas.

Es posible que una empresa de fundición – por poner un ejemplo rebuscado – no necesite estar en las redes sociales. Lo de siempre, sus clientes no están en facebook, ni en twitter, etc. No requiere a lo mejor de mantener ni mejorar su imagen ante la sociedad y/o sus clientes, proveedores etc.

Pero…. ¿Qué ocurre si su gerente, sus directivos, empleados, etc si que se abren cuenta en las redes sociales, y se informan sobre temas que le interesan?. Primero lógicamente se informarán sobre cosas personales, pero siempre, aparecerá en algún momento algo relacionado con su trabajo y, aunque sea fin de semana, se interesará de inmediato no quedándose limitado a leer el titular.

A la segunda o tercera vez que le ocurra, se atreverá a comentar, a compartirlo con algún compañero de trabajo que también tenga facebook o twitter, o linkedin, o…

¿Supone eso algún beneficio económico? Sí, por esto:

 

Productividad no es trabajar más, es trabajar mejor

No todo tiene porque ser el famoso ROI. La información, la adquisición de conocimientos relacionados, el hallazgo de oportunidades – un sistema refractario novedoso, hablando de la fundición de antes – el descubrimiento de un evento o feria que se desconocía, etc – suponen beneficios en productividad que ya sabemos en que se traduce eso.

La propia evolución de las cosas de forma natural, porque no estamos hablando de tecnología sino de la comunicación en su estado más puro, es la que producirá que en los casos en las que las empresas y negocios no están obligados a estar en las Redes Sociales, también le sacarán provecho.

Cuando todo esto ocurra a nivel general, que ocurrirá, dejará de existir ese abismo que llamamos diferencia entre 1.0 y 2.0.

Soy Julio Aliaga: + de 20 años de experiencia en la mejora de la competitividad de las empresas mediante la aplicación y coordinación de técnicas de Mejora de Procesos, Tecnología, Marketing interno y externo, Logística, Calidad, equipos, creatividad, imagen corporativa, y formación … Fundador y CEO de Verescreer, con servicios de Diseño Web, Marketing Estratégico On Line y en Social Media, Transformación tecnológica, Digitalización Empresarial y de Procesos e Imagen Corporativa

Compartirlo